ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 26 de marzo de 2012

PURIFICA, SEÑOR, NO SÓLO MIS PALABRAS, SINO TAMBIÉN MIS PENSAMIENTOS.

LLORO... porque llorar purifica mi alma y alivia mi corazón...

Porque no solo con nuestras palabras hacemos daños, sino también con nuestros pensamientos. Nos comunicamos por frecuencias. Las palabras son frecuencias que llegan a nosotros, a nuestros oídos, y nos transmiten ideas y pensamientos, pero también nuestros pensamientos, sin llegar a convertirse en palabras, son transmitidos y llegan, por frecuencias, a nuestro entendimiento.

Por eso muchas veces nos sorprendemos de cosas que nos parece no haberlas oídos, pero que están dentro de nuestro entendimiento. Y es que todo es percibido por nuestro entendimiento y todo se guarda. Y sale cuando menos lo esperamos. Por eso hay que tener cuidado con nuestros pensamientos.

Y, Jesús nos dice que no sólo lo que digamos o hagamos será tenido en cuenta, sino hasta nuestros pensamientos son también culpables de lo que pensemos. Tanto robar como desear hacerlo tiene su parte de pecado, porque no lo que está fuera contamina, sino lo que sale de lo más profundo de nuestro corazón. Es ahí donde reside todo el mal que nos tienta y nos presenta lucha.

Por eso, poniéndonos en manos del Espíritu, pidamosle que nos de la fortaleza necesaria para nunca dejar que se fragüe en nuestro corazón el nacimiento de pensamientos que culpabilicen y ofenda. Pidamosle que, como Jesús, seamos sanos, bien intencionados, generosos y misericordioso en estar siempre predispuestos a la buena intención para que todos aquellos que se acerquen a nuestro lado noten tu presencia, Señor, y no la nuestra.

Y de esta manera, se sientan perdonados, aceptados, comprendidos y amados y puedan ser partícipes de una convivencia incluyente, sin marginaciones ni rechazos. Amén.

No hay comentarios: