ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 25 de marzo de 2012

CUANDO LA FE SE TAMBALEA


Muchas veces el creyente se tambalea en el camino de la fe, se siente ...
 

Son momentos de duda, de tribulación, de desconcierto y de confusión. Son momentos en los que tu fe y la mía se enturbia y se desvanece. Son momentos en los que apetece huir, emborracharse con las luces del mundo y dejarse coger por el olvido del placer y de la indiferencia. Nos instalamos en nuestra zona de confort, plácidos, a gusto, confortables...

Son momentos de preguntas sin respuestas, y, mejor dicho, de preguntas no hechas ni intenciones de tratar de responder. Son momentos de vacíos y de voluntades quebradas, de caminos oscuros y pasos perdidos, de horizontes sin esperanza y de premios de muerte. Detrás no hay vereda sino abismo.

Sin embargo, muerta la fe, la confianza mantiene la esperanza, porque quien confía revive la fe perdida cuando la sombra de la muerte acecha y hace presencia. La confianza llama a la vida, y la vida vuelve porque espera a su llamada. Por eso, Él vino a darnos vida, y vida en abundancia. Sólo una llamada o un gesto de auxilio, hace que sintamos su presencia.

Mantengamos la confianza en el Señor, porque de la confianza nace la fe. Podemos perder la fe, pero nunca la confianza, porque en ella está escondida nuestra esperanza. La esperanza de nuestra salvación y de que Jesús ha venido a decirnos que ha bajado a salvarnos de parte de su Padre.

Digamos, pues. al Señor que estamos prestos a compartir nuestra muerte con la de Él, porque si en Él morimos, con Él resucitaremos también, y una Resurrección eterna y gozosa en su presencia. Amén.  

No hay comentarios: