ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 14 de marzo de 2012

¡SEÑOR!, ¿POR QUÉ ME BUSCAS?

Si me buscas, Señor y Padre mío, ¿ para qué

Si, Dios mío, sé que me buscas, que preguntas por mí, que tratas de ponerte delante de mis enturbiados ojos y despejármelos, que me esperas pacientemente, que no tienes en cuenta mi indiferencia, mis rechazos, mis bofetadas, mis olvidos, mis intereses puestos en otras cosas.

A pesar de todo, Señor, Tú estás ahí, ¡y de qué manera! Te has hecho como yo, has tomado mi misma naturaleza, te has hecho de carne y hueso rebajándote, menos en el pecado, a mi limitada y pecadora humanidad. 

Has nacido de tu Virginal Madre María, y, como yo, has crecido, jugado, sentido y vivido de forma sencilla y natural en tu pueblo de Nazaret. Te has hecho un joven, discreto, sin llamar la atención. Has cumplido todas las normas y leyes de tu pueblo y, al final, te has preparado para cumplir la Voluntad de tu Padre: "Pagar con tu muerte y tu sangre por los pecados que los hombres", para de esa forma saldar nuestra deuda con nuestro Padre Dios.

¿Hay otro Dios que haga tanto por mí? ¿Hay otro Dios que busque y se entregue, por amor, a los hombres? ¿Hay alguien que sufra, aguante burlas, bofetadas, espinas, haga el ridículo y   de su propia vida por salvarme?

La respuesta es, "nadie". Solo Tú, Señor, eres mi salvación, mi verdad y mi consuelo. Y solo en Ti, en el Espíritu Santo, encontraré el camino que me lleve a la salvación eterna. Amén.

No hay comentarios: