ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 20 de agosto de 2014

¡MIS CRITERIOS ESTÁN MUY LEJOS DE TI, SEÑOR!



El mundo sigue anclado en el "ojo por ojo y diente por diente", aunque aparentemente parezca olvidado. Cuando recibes un favor, de alguna manera te sientes comprometido con devolverlo, al menos en la medida de tus posibilidades. Te sientes agradecidos y contrae una deuda con esa persona. En el fondo no se hacen las cosas de manera desinteresada, aunque se diga lo contrario, porque esperas, por lo menos, que te lo agradezcan, y si no es así no te sienta bien.

De la misma forma, cuando recibe una ofensa, o te sientes excluido o marginado, guardas en tu corazón el deseo de venganza y aguardas el momento en que puedas hacerlo o desahogar ese resquemor que arde en tu corazón. Nos cuesta mucho olvidar, perdonar y amar. Ambas cosas van juntas y no se dan separadas. Porque para olvidar hay que perdonar, y sin amor no hay perdón y menos olvido.

Y no digamos de los méritos, la justicia y el derecho. Todo lo relacionamos con el esfuerzo, el tiempo y el trabajo. No cabe en nuestra cabeza que tenga más recompensa una persona que haya trabajado menos tiempo que otra. No lo entenderíamos. Y por eso no entendemos como Jesús les puede pagar lo mismo a aquellos que trabajan sólo la última hora de la tarde que a los que han trabajado todo el día.

Sólo el Señor sabe lo que es realmente justo y lo que guarda nuestro corazón. Motivos tendrá para actuar así, pues ya, desde la eternidad, lo hace con cada uno de nosotros. Hemos recibido tanto sin merecer nada. Igual hace con aquellos que nosotros creemos que merecen menos.

Líbranos Señor de tanta necedad, de tanta ignorancia y de nuestros pecados, y convierte nuestro corazón en un corazón misericordioso y justo. Amén.

No hay comentarios: