ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 5 de agosto de 2014

SON MIS PECADOS MÁS ESCONDIDOS Y DESAPERCIBIDOS LOS QUE ENSUCIAN MI ALMA



Apenas se hacen visibles, pero están ahí y moran dentro de mi corazón. Puedo aparentar que no están y pasar desapercibido, e incluso convivir con aquellos a los que juzgo o desnudos, pero se esconden de tal manera que sólo los percibo yo. Aparentemente se presentan limpios, pero por dentro están podridos. Pero lo peor y más grave es que no los veas y pretenda caminar en la ignorancia y ceguera.

No son las cosas de afuera las que manchan, porque quedan al descubierto y se ven. Son las escondidas las que ensucian tu alma y las que rompen tu amistad con el Señor, pues descubren, de forma intencionada, tu mala intención de engañarle. Cuando no cumples quedas al descubierto y todos saben de tus fallos respecto a los ritos y normas, pero cuando tratas de esconder en sus cumplimientos tus engaños y mentiras, estás gravemente ensuciando tu amistad con Dios.

Dame, Señor, la sabiduría de ser transparente y no tratar de esconder mis mentiras. Al contrario, lléname de paciencia y de fortaleza para no esconderme en las profundidades de mi corazón y sacar al mundo lo que en él se fragua con verdad y justicia según la Palabra de Dios.

Porque, Señor, no es lo importante ni lo que estropea mi vida lo que reluce en el exterior, sino lo que se vive dentro de mi corazón.

No hay comentarios: