ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 15 de agosto de 2014

PROCLAMA MI ALMA

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DONDE PUEDAS




Descubrir la grandeza del Señor y sentirse agraciada para tan alta misión fueron las primeras palabras de María ante la alabanza de su prima Isabel al verse sorprendida con su visita.: ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? No hay mayor dignidad que significar en María la Madre de mi Señor.

También, no hay mayor dignidad que la de reconocernos hijos de Dios y ser rescatado, entregando su vida, por el Hijo único y predilecto del Padre. ¿Sabemos nosotros agradecer esta tan alta y hermosa dignidad de ser, por Amor, considerados hijos adoptivos de Dios en su Hijo único Jesucristo?

No cabe ninguna duda que en María nos podemos mirar y descubrir esa actitud humilde y agradecida que canta maravillosamente en el Magnifcat. Ella es Madre e icono que nos alienta a abajarnos y humillarnos ante la grandeza del Señor y abrirle nuestro corazón en actitud de servicio, de entrega y de obediencia según su Voluntad.

Madre Santísima, Madre de Dios, tú que has sido ejemplo de perseverancia, de obediencia y de acatamiento a la Voluntad del Padre, intercede por nosotros, tus hijos, para que, al igual que propusiste a tu Hijo actuar en Caná para sacar de aquel apuro de quedarse sin vino a aquella familia, hoy seamos nosotros capaces de humillarnos ante tu Palabra y vivir en tu Voluntad.

1 comentario:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Hoy he tenido un rosario accidentado. De estar en un lugar con poca cobertura y coincidir con la Eucaristía a las nueve en el santuario de Mancha Blanca, los Dolores, Tinajo - Lanzarote, y rezarlo en el trayecto.

Por eso no he podido dejar ningún mensaje antes. Sin embargo, hemos estado con nuestra Madre y, agarrado a ella, hemos gozado y pedido su intercesión en el día de la celebración de su asunción a los Cielos.

Madre santísima intercede por tus hijos para que nuestros corazones pasen de agua insípida a vino que huela la Gracia de tu Hijo. Amén.