martes, 7 de julio de 2015

LA PARCELA QUE TE TOCA A TI



Seguramente tienes una parcela que cultivar, abonar y dar frutos. Quizás no te toque a ti recogerlos, pero sí poner todo tu empeño, tus talentos y esfuerzos para que esa pequeña parcela de tierra este todo lo bien y suficientemente atendida para dar frutos óptimos.

Seguramente, esa parcela, no será atendida por nadie, porque es la tuya y ha sido pensada y entregada de forma especial a ti. Dependerá, pues, de ti, especialmente de ti y de tus esfuerzos, empeño y vocación. Tú has sido designado el obrero y trabajador de esa parcela. Te toca descubrirla, encontrarla, cultivarla y sacar de ella los mejores frutos posibles. Luego, lo demás quedará en Manos del Dueño de la mies.

Tú y yo somos esos labradores escogidos. El Bautismos nos hace sacerdotes, profetas y reyes. Quizás tenemos caminos distintos: presbítero, monje/a, seglar, esposo/a, hijo/a, hermano/a, empresario/a, obrero/a...etc., pero todos la misma función, la de trasmitir, en la parcela que nos haya tocado trabajar, el Mensaje de salvación que nos ha revelado Jesús.

Hoy, los blogueros, también debemos descubrir nuestro compromiso en las redes. Sin saber cómo ni por qué hemos coincidido y unido nuestros esfuerzos en la red, y ha nacido Blogueros con el Papa. Quizás sea una pequeña parcela dentro de la "parcela de nuestra vida" a la que debemos entregar parte de nuestro trabajo y esfuerzo. Nosotros formamos parte de esos trabajadores que el Señor llama para su mies.

Sabemos, Señor, que nuestro trabajo y esfuerzo deja mucho que desear. Nos experimentamos pequeños, limitados e incapaces de trasmitir lo que Tú nos has enseñado, porque somos incapaces de cumplirlo, pero, porque Tú nos lo has dicho, como Pedro, tiramos nuestras redes, a pesar de nuestra inutilidad y fracasos en tu Nombre, confiados en tu Gracia. Amén.