ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 4 de abril de 2012

CUANDO ACTUAMOS COMO PEDRO Y ...

Lamentablemente, sus propios discípulos como Pedro y Judas le negaron...

En muchos momentos nuestra actitud es como la de Pedro, y hasta Judas. Nos revolvemos contra el prójimo pensando defender a Jesús, y resulta que Jesús lo que nos manda es amarlo. Queremos que el prójimo piense como nosotros, sea como nosotros, y cumpla como nosotros. Queremos un prójimo hecho a nuestra medida, sin embargo, nosotros no nos comportamos a la medida que Dios nos quiere.

E imploramos su misericordia y su perdón. ¿No debemos hacer nosotros lo mismo con nuestro prójimo? ¿No debemos tener comprensión, humildad, paciencia y hasta aceptar su diferente, no por eso equivocada, forma de pensar? Si no actuamos así no estamos actuando como Jesús quiere, y sin embargo lo defendemos de los malos hermanos según nosotros entendemos.
 
Las diferencias estriban en que nuestros objetivos buscan una compensación. Judas buscaba poder, fuerza, y al encontrar amor, entrega, servicio... se desilusionó. Pedro se creía fuerte, suficiente... y al chocar con la realidad se desmoronó. Sin embargo, al contrario que Judas, se humilló y buscó el perdón. Aguantó y venció su soberbia descansando en la mirada del Señor. Diríamos que confío en su mirada.

El amor que hemos de dar, es un amor desinteresado, entregado gratuitamente, sin recompensas... Un amor sin ánimo de lucro, de prestigio, de honores, de imposiciones, de seguimientos, de dictaduras, de diferencias, de... Un amor como el de Jesús, que lo entregó todo a cambio de nada. Así de ser nuestra oración, y nuestro empeño en llevarla a la vida. Porque si la oración queda solo en palabras, entre tú y Jesús, y no pasa a la vida, solo nos estaremos engañando.

No miremos atrás, pues en Jesús todo queda olvidado, sino dando pasos hacia adelante, tratemos de poner nuestro corazón en Manos del Espíritu Santo, y dejémoslo actuar en nosotros transformándonos de hombres viejos en nuevos, sin miramientos, sin maledicencias, sin murmuraciones, con sencillez, con pureza, con ingenuidad... como los niños. Amén.

No hay comentarios: