ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 24 de abril de 2012

LAS COSAS MÁS SENCILLAS



Orar es hablar con Dios. No es otra cosa, aunque se puede decir de muchas formas, pero lo básico y sustancial es, hablar con Dios. Pero yo añadiría que orar es tener conciencia de que todo lo que hagas, desde que despierta y tomas conciencia de ti, lo haces en su presencia.

Estás aburrido, ansioso, inquieto, molesto, perdido, insatisfecho, contento, alegre, relajado, pasándolo bien, molesto, sufriendo, siendo paciente, aguantando a otro, acompañando, esperando, soportando, ayudando, en silencio y... Todo eso cuando está puesto en su presencia es oración.

Nada se pierde ni se desestima. Todo cobra valor infinito en Manos de Dios, porque Él lo enaltece, lo agranda, lo sublima, lo diviniza. Todo se hace oración cuando se ofrece en su nombre.

Y te das cuenta que lo que estás ofreciendo es tu propia persona, porque cuando haces todo lo arriba enumerado y más... eres tu quien te estás ofreciendo, y ante ese ofrecimiento, tu Padre Dios no puede negarte nada, porque te conoce, sabe cómo eres, te ama y ha estado esperando que simplemente te ofrezca tal y como Él te ha creado. Amén.


2 comentarios:

La Iglesia es Santa y Católica dijo...

Es verdad, ofrecemos nuestra propia persona a Dios, pues no nos pertenecemos a nosotros mismos, sino a Dios, y amando a Dios nos perfeccionamos para amar a los hermanos.

«Te doy gracias, Dios mío, por haberme creado, redimido, hecho cristiano y conservado la vida. Te ofrezco mis pensamientos, palabras y obras de este día. No permitas que Te ofenda y dame fortaleza para huir de las ocasiones de pecar. Haz que crezca mi amor hacia Ti y hacia los demás.» Fuente: http://www.churchforum.org/ofrecimiento-obras.htm

Son tantas las cosas por la que podemos dar gracias a Dios, que la lista sería muy larga.

También le estoy agradecido, hermano Salvador, por el amor que tiene la Santa Madre Iglesia Católica, por su fidelidad al Papa.

Salvador dijo...

Es la piedra donde Jesús apoyó el Colegio Apóstolico, y a él seguimos con Xto. Jesús a la cabeza.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.