ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 29 de octubre de 2013

MIEDO AL FRACASO



Muchos creyentes temen fracasar. Y temen fracasar porque experimentan no tener fuerzas para convencer, para dar testimonio, para servir de ejemplo y testigo que muevan a otros al encuentro con el Señor. El fracaso y el miedo está presente en todos nosotros. Nos experimentamos débiles, poca cosa y pobres para servir a tan digna y alta causa.

No encontramos el valor y la fuerza para adentrarnos en el mundo que vivimos. En nuestros ambientes no somos escuchados, y lo más excluidos y marginados cuando tratamos de hablar de Ti. Sentimos vergüenza de hacer el ridículo y nos desalentamos y evadimos. No damos un paso adelante, más, lo damos atrás. Y nos derrumbamos como los de Emaús, Señor. No te vemos ni sentimos en esos momentos que necesitamos tus fuerzas. ¿Dóndes estás Señor?

Nos comportamos como unos verdaderos fariseos. Tienes razón Señor. Vivimos de puertas para dentro. Mucho rezo y oraciones en los templos, en nuestras comunidades, pero en la calle, incluso en nuestras familias, solemos pasar de puntillas y no enfrentarnos con nadie. En boca cerrada no entran moscas.

Y no queremos ser así. Queremos seguirte con todas sus consecuencias. Sabemos que contigo podemos. Posiblemente tengamos que permanecer, ser constantes, llenarnos de paciencia y esperar la fuerza de tu Espíritu. Los apóstoles recibieron al Espíritu Santo. Nosotros confiamos que nos suceda lo mismo. Envíanos, Señor, la fuerza de tu Espíritu para que seamos verdaderos testigos de tu Palabra.

No hay comentarios: