ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 11 de octubre de 2013

ORAR PARA VER



No hay otro camino. La oración es el arma que nos hace invencible, pues unidos al Señor seremos siempre mayoría aplastante. Hay momentos que, apostados en el umbral de la puerta del Señor, nuestra oración no encuentra eco ni respuesta. Se hace silencio y nuestros ojos se vuelven ciegos y perdidos. ¿Dónde estás Señor? Necesito de Ti para seguir el camino.

No cabe duda que el alma se forja ante los tropiezos del camino. La paciencia es indispensable para perseverar y esperar la respuesta del Señor. Porque seguro que llegará. Es en el crisol del fuego donde nuestro corazón encuentra el calor y la fortaleza para llenarse de paciencia y esperar el aliento del Espíritu para continuar el camino.

Los peligros nos acechan y el diablo está presto a aprovecharlos. Tengamos la plena confianza que Jesús nos acompaña con toda garantía. Él ya pasó por esto. Sufrió críticas despiadadas, hasta el señalarlo como que actuaba con poder del demonio. Y todo lo superó con paciencia y con verdad. Su camino es firme y en Él podemos nosotros también seguir adelante.

1 comentario:

Javier Alejandro Castillo Rodriguez dijo...

¡Hermoso texto! ¡Gracias! Sin duda, la paciencia es indispensable para perseverar y esperar la respuesta del Señor. DTB.