ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 27 de octubre de 2013

QUIEN REZA NECESITA DE DIOS



Cuando rezamos estamos experimentándonos pecadores, porque rezar es pedirle al Señor por nuestras necesidades. Es verdad que podemos caer en el egoísmo de pedir para nuestro provecho y bienestar, sin importarnos nada más ni tampoco los demás. Pero, el hecho de rezar descubre que no estamos lejos de sentirnos más publicano que fariseo.

Ocurre también que podemos aparentar rezar y sólo ser una manera de ensalzarnos y justificarnos creyéndonos mejores y más perfectos que los demás. Eso sería muy malo, porque nuestra oración sería falsa y mentirosa. Sin darnos cuenta o dándonos creo que estamos más cerca del fariseo que el publicano. Al menos yo me siento así.

Y eso es bueno Padre. Pero porque somos malos hijos, limitados, débiles y pecadores caemos en estas miserias de no saber ni pedir. Por eso, hoy aprovechando tu Palabra, queremos pedirte que nos enseñe a pedir lo que verdaderamente necesitamos aunque a nosotros nos parezca mal. Nos ponemos en tus Manos y confiamos en tu Amor y Misericordia.

Padre, danos lo que nos capacite para salir de nosotros mismos y darnos a los demás; Padre, transforma nuestros corazones de piedras y egoístas, en unos corazones de carne, generosos, llenos de misericordia y solidaridad con los demás hombres. Padre, guíanos y líbranos de los peligros de nuestras propias apetencias y apegos. E infúndenos toda la paciencia y perseverancia que necesitamos para estar siempre a tu lado y seguir tus pasos. Amén.

No hay comentarios: