domingo, 11 de mayo de 2014

ENSEÑAME SEÑOR LA PUERTA DEL REDIL



El mundo es uno de los peligros del alma que aprendí desde pequeño. No es fácil andar por el mundo porque hay muchos salteadores y ladrones que tratan de robarte tu tesoro más preciado, el alma. Necesitas un Buen Pastor y un buen redil donde estar protegido y seguro fuera y lejos de esa amenaza que te acecha afuera. Y eso lo sabe el Señor y se te ofrece como el mejor y Buen Pastor para cuidarte y protegerte.

Jesús es el Buen Pastor que cuida de sus ovejas, las defiende y las protege. Yo quiero, Señor, pertenecer a tu rebaño y seguir tus pasos al ritmo de tu voz. Quiero conocer tu llamada y obedecerte presto y entrar por la puerta a tu redil. No permitas que me pierda en este mundo que amenaza con tentarme y engañarme.

Señor, dame la sabiduría de pertenecer y estar en tu Iglesia. De caminar según sus enseñanzas y obedecer sus indicaciones, pues eres Tú, Señor, quien, en el Espíritu Santo, la diriges, la proteges y la cuidas. 

Pero sobre todo, abre mis ojos, mi corazón y mis oídos para saber verte, sentirte y escucharte en todo momento en el camino de mi vida.

No hay comentarios: