ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 16 de mayo de 2014

NUNCA PERDAMOS LA ESPERANZA

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DONDE PUEDAS





La esperanza es lo último que se pierde. Esa frase la hemos oído infinidad de veces, pero eso no garantiza que la hayamos grabado en nuestro corazón y confiemos en ella. Y podemos hacerlo cuando se trata de confiar en Jesús. Porque Jesús ha Resucitado y su Palabra es Palabra de Vida Eterna.

El Señor nos pide calma y sosiego. No invita a no turbarnos ni desesperarnos, porque sabe en el mundo en que vivimos y de los peligros que sufrimos inficionados por el Maligno que nos acosa y nos tienta. ¡Tranquilos!, nos dice el Señor: «No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios: creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas mansiones; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar. Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy sabéis el camino».

Señor, sabemos que Tú eres nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida, y Tú nos guías y nos llevas a ese lugar que preparas para cada uno de nosotros. ¡Qué dicha y paz nos invade sabernos en tus Manos! Y sabernos perdonados por tu Infinita Misericordia.

Enséñanos, Señor, el verdadero Camino que conduce al Padre y nos libera de las ataduras del pecado que nos somete y nos siembra de muerte.

1 comentario:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Unidos a María conservemos la calma y mantengamos unidos y confiados en el Señor.