lunes, 5 de mayo de 2014

TE BUSCO SEÑOR, PERO A VECES ME CONFUNDO



Entiendo que las pruebas me son necesarias para descubrir que me búsqueda de Ti es verdadera, Señor. Porque sin ellas nunca podré probarme que te busco porque creo en Ti o porque me interesas por mi egoísmo. El amor y la fidelidad sólo se prueban en la adversidad y el peligro.

Y yo quiero saberme seguro de que te busco, Señor, porque creo en Ti y sé que Tú eres la Vida, el Camino y la Verdad que busco y deseo. Pero, una vez más, experimento que soy de barro y que mis egoísmos me traicionan y me vencen y, sin darme cuenta, me encuentro utilizándote Señor.

Dame la fe y la Gracia de abrir mi corazón y seguirte por lo que eres Señor, el Hijo de Dios Vivo, y porque sólo en Ti podré alcanzar las ansías y deseos de felicidad que experimenta mi ser. Tengo sed de Ti, Dios mío, y te pido la sabiduría necesaria para darme cuenta que esa sed sólo lo puedo saciar en Ti.

Una sed de agua Viva que fluye dentro de mí y crea un surtidor de Agua que salta hasta la vida eterna.