ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 21 de diciembre de 2012

ERRE QUE ERRE

 

Es la batalla de cada día: "Quiero ver para creer". Y a pesar de todo lo que me digo, mi razón se empeña en querer encontrar respuestas humanas a la acción divina. Y permanecerá mi corazón cerrado mientras mi razón se empeñe en comprender lo que mi Padre Dios no me permite ver ni comprender.

Porque eso es precisamente la fe. Quisiera el príncipe que su amada lo quisiera simplemente por ser un hombre, no por su categoría de príncipe. Lo mismo ocurrirá con la princesa. Pero en la vida real se hace bastante difícil esconder estos roles.

Y es que mientras no experimentes que amas simplemente por amor, es decir, sin condiciones ni categorías, nunca sabrás que verdaderamente amas. Por eso, es solo en la tribulación, en la oscuridad, en la pobreza, en la enfermedad, en el sacrificio y la adversidad donde se experimenta de verdad si verdaderamente amas o tu corazón se mueve por otros intereses. Incluso a veces ocultos o ignorados.

Y ese, en mi humilde pensamiento, es el plan de Dios. Se hace niño, niño pobre sin recursos ni poder; Niño humilde y sencillo, tan normal como el más pequeño y normal de los normales. No llama la atención. Nace en el olvido y la indiferencia de los pueblos que le rodean. Se hace difícil creerle. Sólo los pastores, sencillos y últimos de aquella sociedad de la época, son anunciados de su nacimiento. Y unos magos inquietos, expectantes de sabiduría y de búsqueda. Nada más, el mundo permanece inadvertido y siguen sin querer mirar a Belén en muchos lugares.

Pidamos al Niño Dios que nos quite la venda de nuestros ojos y nos ilumine el camino hacia Belén donde empieza nuestra propia historia de salvación. Amén.

No hay comentarios: