ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 15 de diciembre de 2012

QUEREMOS SEGURIDADES


Y no arriesgamos nada, ni siquiera nos esforzarnos en tener fe y menos en confiarnos. Lo que no vemos o no nos convence, e incluso va contra nuestros intereses egoístas, lo rechazamos. No apostamos sino por lo que vemos, y lo que vemos es que cada uno tiene lo que trabaja y consigue, muchas veces de forma injusta y oscura.

Y cerramos nuestro corazón a toda buena intención, porque preferimos lo que vemos y lo inmediato. Nos falta fe, pero sobre todo confianza, confianza en el Padre que nos salva eternamente. Vendemos nuestra eterna felicidad por un puñado de años, de los cuales la mayoría no lo pasamos felizmente, pero somos tercos y ciegos para ver donde tenemos que ver.

Y venga quien venga, nos hable quien nos hable, cerramos nuestros oídos y nuestros ojos para ver solo lo que nos interesa y lo que coincide con nuestros intereses y egoísmos. Quizás nos falte alguna tempestad que nos sacuda y que nos haga pensar seriamente, pues claro está que en la seguridad no veremos la luz, porque hace falta arriesgar y aventurarnos para salir afuera y ver la luz.

Danos esa oportunidad de poder ver y de saber elegir el camino que nos abra nuestro corazón para dejar entrar la luz que verdaderamente ilumina nuestra vida. La luz que importa, la que prevalece, la que nunca se apaga y siempre nos mantiene iluminados y vivos. Amén.

No hay comentarios: