ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 9 de enero de 2013

HAZME NIÑO, SEÑOR

 

Sí, necesito hacerme niño, pensar como un niño, y creer como un niño. Ahora, de las pocas cosas que entiendo es que debo pensar como un niño cuando se trata de mirarte y creer en Ti. Porque si no, mi cabeza, mi propio Herodes que llevo dentro tratará de rechazarte y hasta matarte. Sí, Padre, necesito ver las cosas como un niño.

Tengo el regalo que me has dado, mi nieto. Tiene tres años y habla del Niño Jesús como si de un amigo se tratara. Lo llevo a ver el Niño Jesús y habla contigo como si tal cosa. Tú, Señor, debes gozar con él. Te tienes entre sus mejores amigos, Peter Pan, Spiderman...

¡Y qué decir de los Reyes Magos! Sin lugar a dudas, tendremos que ser como niños para entrar en tu Reino, Señor. No se trata de creer de forma tan infantil. Se trata de creer lo que no podemos ver ni entender. No cabe en nuestra cabeza que te hayas encarnado en nuestra naturaleza humana, y en el seno de María. Y por obra del Espíritu Santo. ¡Claro!, no lo podemos entender, y nos cuesta mucho creerlo.

Pero esa es la fe de niño que tendremos que aceptar y ejercitar. Me lo creo, Señor. Me lo creo porque Tú eres el Hijo de Dios vivo. Ese Dios Padre que ha creado el mundo y todo lo que en él existe. Ese Dios Padre que ha hecho maravillas que nunca el hombre llegará a descubrir ni entender. Pues, si has creado todo lo visible e invisible, ¿por qué no has nacido encarnado en María? Tú, Señor, tienes poder para hacer eso y todo lo que te plazca. ¿Quién soy yo para pedirte explicaciones?

Por eso, Señor, te pido que me des la inocencia del niño y la pureza e intención de justicia de creer en tu Palabra y en el amor. Ese amor que une a todos los hombres y establece tu Reino en el mundo. Amén.

No hay comentarios: