ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 7 de enero de 2013

YO TAMBIÉN ESTOY ENFERMO


 Y necesito de Ti, Señor. Porque mi vida deja mucho que desear y me siento débil e instalado en la mediocridad. Experimento que no avanzo, que me quedo en la rutina de cada día y que casi ya me instalo en lo mismo de todo los días. Sí, trato de no engañarme y de esforzarme en vivir la actitud del servicio, del estar disponible y de amarte en los hombres que viven en mi vida, pero...

No me siento bien, ni me parece que hago todo lo que debiera ni quisiera. Creo que hay muchas faltas en mi vida de pecados por omisión, por mirar para otro lado, o por quedarme tranquilo antes muchas cosas que podía, al menos, intentar hacerlas mejor o comprometerme más. Todos los días trato de hacer esa promesa, pero me temo que nunca doy el paso necesario.

Unas veces por miedo, otras veces por mi propio entorno familiar e incomprensiones. Y otras, muchas más, veces por comodidades o parálisis descomprometida que huye de la complicación. Sea como sea, Señor, ando así, dando una de cal y otra de arena. He llegado al convencimiento que solo Tú puedes darle la vuelta a mi corazón y hacer que sea un corazón dado y entregado. Sí, también sé que necesitas mi libertad y mi pequeña y humilde colaboración, y yo quiero dártela, pero me cuesta por todo lo que he dicho antes.

Inúndame de tu Gracia, Señor, y dame las fuerzas necesarias para poder dejar en tus Manos mí ser y mi libertad. A fin y al cabo son tuyas, porque Tú me las has regalado. Y yo quiero ponerlas en tus Manos. ¿Dónde mejor pueden estar? Espero y confío que el Espíritu Santo haya tomado buena nota, y no me deje por mi palabra, sino que me obligue a cumplirla porque creo que será lo mejor que me puede pasar.

No hay comentarios: