ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 5 de enero de 2013

TE PIDO VOLUNTAD Y FORTALEZA


Es tiempo de pedir. En esta época del año los niños piden, y piden convencidos que sus regalos les van a venir. Al menos esperan con esperanza de que así sea. Sería bonito y esperanzador dejar que nuestro corazón se convierta por estos días en un corazón de niño, y que continúe así por mucho tiempo.

Necesito, Dios mío, un corazón voluntarioso y fuerte. Voluntad para no desfallecer y vencer la pereza y las comodidades que este mundo me ofrece como tentación de rendirme a sus encantos y  dejarme mecer por el encanto del ritmo que la buena vida marca. Sin preocupaciones ni molestias por lo que pase a mi alrededor.

Necesito fortaleza para enfrentarme con decisión a las tempestades y embestidas de todos aquellos obstáculos que la vida, por si sola, se encarga de ponerme ante mi camino. Tempestades de envidias, de soberbias, de egoísmos, de vanidades, de placeres y todo lo que me aleja del amor por construir un mundo mejor, más solidario y más justo apoyado en el amor.

Y una tercera petición: algo de sabiduría y paciencia para saber caminar y evadirme de muchas tempestades imposible de vencer y superar. La luz que me ilumine para ver en la oscuridad de la noche y pacientemente dirigir mis pasos hacia la verdad y libertad.

No quiero nada más, Señor. No quiero riquezas, poder, halagos, privilegios. ¡Ah!, eso sí, un poquito de salud para poder servirte en los hermanos. Espero que no sea mucho, pero si así fuera y me haya excedido, aceptaré lo que Tú a bien decidas concederme. Eso, venido de Ti, será lo mejor y lo más conveniente. Amén.

 


No hay comentarios: