ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 13 de enero de 2013

Señor Jesús… tengo un sueño…que te quiero contar


Solo con la luz de la fe y la meditación de su palabra divina puede uno...

Sabes, mi Jesús amado, tengo un sueño, que acaricio hace tanto tiempo, mi Señor. Un sueño, que no sé, si se pueda volver realidad, lo dejo en tus sagradas manos.
Mi sueño, amado mío, tiene que ver con la fe. Y es mi Jesús… que al mirar el pueblo de Dios, las almas que habitan en el tiempo y el espacio, en estos días, descubro que la luz de la fe se ha ido oscureciendo en muchos, en otros, apenas es una lucecita tenue, que el pequeño soplo la puede apagar.

No puedo quedarme indiferente, no está en mi alma no desear ayudarles…  siento como un impulso interior que me lanza a desear con toda mi alma ayudarles, extendiendo mi mano a esa pequeña llamita de fe y hacerla crecer. Pero, ¿Cómo hacerlo? ¿Qué puedo hacer si nada sé, si nada puedo? Si solo Tu, mi Rey puedes hacer.


Pero es aquí, cuando  siento el intenso deseo de procurar tener fe, una fe que sea “fuego”… un holocausto, de tanta intensidad de calor que provoque calentar el frío de la fe en los hermanos.
Oh, si,  como Locuras, Amado mío, locuras de un pobre y pequeño corazón que solo desea que las almas te amen… y nadie se pierda para la eternidad… porque Tu mi Adorado Rey eres nuestra eternidad.


Desde la Soledad del Sagrario

No hay comentarios: