ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 8 de enero de 2013

DARME Y PREOCUPARME

 


No se trata de dar algo de lo que tengo, y que posiblemente me sobra. Se trata de darme y de preocuparme por tantas cosas que andan mal en este mundo, y en consecuencia mucha gente lo pasa mal. Se trata de no comer yo solo, sino de preocuparme porque coman los demás también.

¿Es realmente esa mi preocupación y actitud? Si lo es, no debo preocuparme porque se notará en mi vida, pero si no se nota es porque esa preocupación no es lo suficiente profunda y seria para que mi vida sea una respuesta a ella. Sí estás con Jesús y convives con Él, llegarás a vivir y ser como Él.

Por eso, Señor, no quiero cansarme de pedirte tu Gracia y fuerzas para que pueda desprenderme de esas cosas que me atrapan y me encadenan separándome de los demás. Pero, mira, más que las cosas materiales son las actitudes del mundo que me rodea que me hace sentirme tonto, idiota cuando doy y comparto gratuitamente.

Cambia mi corazón humano e interesado, en un corazón humano despegado y solidario. Presto y disponible a darse, a compartir y a servir. Sé que yo no puedo, pues llevo toda mi vida en esa lucha y muy poco he avanzado. Me sorprendo de algunas cosas que he hecho, y en ellas he experimentado la presencia de tu Espíritu. Yo solo no hubiese podido hacerlo.

Por eso, Padre mío, te pido que me transformes y me des la virtud de la constancia, la paciencia y el desapego para darme, compartir y servir a los hombres, pues sirviendo a los hombres estoy manifestando mi amor hacia Ti. Amén.

No hay comentarios: