ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 24 de abril de 2013

¿DÓNDE PONGO MI CORAZÓN?



Está claro que dónde esté mi corazón allí estará el interés de mi vida. Y saber esto es de suma importancia, porque equivale a saber el rumbo que tengo que trazar en el camino de mi vida. Y esto a su vez supone el fin y la meta que persigo.

Ahora, valorar la medida de ese tesoro supone aun más, porque de ello se desprenderá si todo ese fuerzo va bien dirigido o terminará en nada. O dicho de otro modo, si ese tesoro buscado es pura basura que terminará en nada, es decir, será caduco, o será el bien buscado y eterno que deseo.

Saber pues, que puentes hay que cruzar y que quemar es cosa de gran importancia en nuestra vida. Lo más importante diría yo, y en ese menester debemos estar empeñados para llegar a buen puerto. Mejor, llegar al único y eterno puerto al que aspiramos y luchamos para llegar.

Luego, saber dónde pongo mi corazón es cosa de vital importancia, y a eso nos puede ayudar mucho el valor de las cosas que nos rodean. Experimentar que todo por lo que luchamos está destinado a la caducidad finita, nos revela que bien poco merece la pena. Sin embargo, todo aquello que apunta a la vida eterna es de buen agrado y se estima en infinito valor. Buscarlo dónde realmente debe estar es y será lo más valiosos e importante de la vida.

Señor, mi única esperanza, que en los momentos de desierto y desconcierto ante el futuro, el final, la vida... crezca siempre entre nosotros el anhelo de tu encuentro, ser acogidos en tus brazos. Ayúdanos, además, a ser testigos y guías de tu Misterio. Ser capaces de ofrecer a todos los que te buscan una respuesta, un por qué, un sentido.

No hay comentarios: