ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 7 de junio de 2013

LÍBRAME DE PERDERME



Soy una oveja que vive y se siente segura en el redil de su Pastor. Pero, como oveja, necesito pastar y salir a la llanura en busca de pastos. Es el alimento que mi cuerpo necesita para vivir, pero conseguir ese alimento exige riesgos, riesgos que permiten al lobo acercarse y poder devorarme. Me siento amenazado y necesito protección.

Por eso, debo estar siempre a la vista de mi Pastor, cerca y agarrado a Él, porque vigilado y en sus Manos no tendré nada que temer. Él me protegerá, me acompañará y me conducirá cada noche a su redil, para que allí pueda descansar seguro y en paz. Y, como cada día, salir a la luz del sol a pastar el alimento necesario para la vida.

SALMO 22

EL BUEN PASTOR
El Señor es mi Pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.

Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tu vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan.

Preparas una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa.

Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término.

No hay comentarios: