ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 29 de enero de 2014

SÓLO LA VIDA DE LA GRACIA DA VERDADEROS FRUTOS



 Hay muchas cosas que amenazan mi vida, y no descansan en tentarme e inclinarme a aceptarla. Mis apegos son un lastre con los que cada día tengo que luchar. Mis debilidades no cogen vacaciones y siempre están despierta para impedir que las olvide y no les haga caso.

Aprovechan cada ocasión, cada fiesta, cada situación o circunstancias que vean oportuna para tentarme, para seducirme y vencerme. Y me canso y me agoto. Muchas veces aparece la tentación de dejarlo todo bajo un respiro o cambio de actividad, pero luego resulta que a la vuelta, vuelvo, valga la redundancia, más cansado o agotado. Cuando admitimos la posibilidad estamos admitiendo casi la derrota.

¡No!, debemos seguir en la lucha. Sabemos, y eso nos conforta y anima, que la lucha no va a cesar nunca. No habrá vacaciones hasta el desenlace final, nuestra muerte, y cada día será un batalla más en esa larga o corta guerra de nuestro peregrinar. Pero eso ya le da aliciente y curiosidad a la batalla de cada día. Podemos pensar: ¿a ver quién gana hoy?

Y sabemos que yendo bien acompañado de la Mano del Espíritu Santo e injertado en el Señor nadie nos podrá vencer, y a nadie tenemos que temer. Ese es el secreto, no separarnos del Señor.

Y en estas batallas de cada día, nuestra arma invencible será la oración. Con ella no sólo están ganadas todas las batallas, sino la guerra. Nadie ni nada nos impedirá amar.

No hay comentarios: