ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 18 de enero de 2014

EXPERIMENTAS QUE TÚ NO PUEDES



Esa es mi experiencia. Me siento incapaz de evitar pensar cuando tengo delante a alguien que su apariencia en el vestir, hablar o comportarse me sienta mal y no es de mi agrado. Ni que decir cuando aparenta mala imagen y descuidado. No puedo impedir la entrada en mi mente de pensamientos que juzgan y critican a esa persona excluyéndola o enjuiciándola negativamente.

Por eso me siento impotente e incapaz de evitarlo por mí mismo, y recurro al Señor para que aparte de mí esos pensamientos mal intencionados y carentes de verdad, porque a pesar de que no se debe juzgar, hacerlo sin tener juicios que te den un conocimiento del estado de esa persona es una temeridad. 

Necesitamos la Gracia y la fuerza del Espíritu Santo para poder luchar contra esos pensamientos que se nos cuelan y nos tienta con juzgar a otros sin saber lo suficiente ni poder nunca llegar a las últimas y verdaderas razones e intenciones de su corazón. Ahí sólo puede llegar el Señor. Él único que puede juzgarnos puesto que conoce nuestros últimos pensamientos.

En la presencia del Señor, pidamos la Gracia de saber mantenernos prudentes y liberados de atrevernos a juzgar a nadie por sus apariencias y actos sin saber las razones y las consecuencias que le llevan a ser o vivir de esa manera. Y tener la misericordia de aceptar y comprender esas actitudes, pues no podemos levantar nuestra mano porque nosotros también somos pecadores.

Señor perdona nuestros pecados y ten Misericordia de todos nosotros, pues somos unos pobres pecadores.

2 comentarios:

Ailyn dijo...

Hola Salvador,
fijate que yo he sufrido este tipo de juicios equivocados por malinterpretaciones de palabras u apariencias. Es muy doloroso que piensen mal de uno y le juzguen superficialmente cuando no es verdad lo que se le acusa. Solo Dios conoce nuestros pensamientos intenciones y verdad de vida.
buen post que hace reflexionar para no juzgar a los demás por las apariencias. Dios te bendiga. saludos

Anónimo dijo...

Juzgar es muy fácil todos lo hacemos,solo con amor se cura todo,y muy pocos amamos,Dios os bendiga