ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 5 de octubre de 2012

¡CUÁNTAS COSAS NECESITO, SEÑOR!

 SÓLO ESTOY MIRANDO CUÁNTAS COSAS EXISTEN QUE NO

Pero solo una basta, y eso es  lo más importante y difícil de ver: "Sólo Tú bastas". Porque estando en Ti, Dios mío, todo lo demás vendrá por añadidura. 

Por eso, Señor, quiero pedirte apoyado en tu Palabra y promesa que aumentes mi fe, que me capacites para amar, para olvidarme de las cosas y bienes de este mundo, que entienda que, a pesar de los sin sabores y sufrimientos que me quedan por recorrer en el camino de este mundo, la felicidad y el gozo que busco están en Ti.

Enséñame a pedir, Señor. No escuches mis impertinencias egoístas, mis peticiones personales, mis apegos, gustos e ideas que sacian mi vanidad personal. Despréndeme de mí mismo y hazme cordero que se ofrece en Ti, Cordero Inmaculado, para añadirme, por tu Gracia, a la salvación del mundo.

Que sepa saborear, como los primeros discípulos, las adversidades y contratiempo que se me presentan en el camino. No como adversidades sino como medios que me acercan a Ti y me dan la oportunidad de ofrecerlos por los demás. 

Saborearlas como regalos que me brindan la ocasión de darme, de ofrecerme, de entregarme para que tu Gracia, Señor, sea derramada por tu Misericordia y Amor a todos los hombres. Ver y sentir que, ofrecido mi humilde y pequeño martirio, si así Tú lo dispones, sea agarrado a Ti elevado a la Misericordia del Padre por todos los hombres. Amén.

No hay comentarios: