ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 25 de octubre de 2012

ME DESESPERO, SEÑOR...

 Lucas 12, 49-53. Vine a traer fuego. ¿Será necesario pensar que el fuego
porque no veo los frutos. Quiero hacer y comprobar que lo que hago da su frutos, pero pierdo las esperanzas de comprobarlo y contemplarlo. Y eso me desespera y me hace pensar que lo hago mal, que estoy equivocado, que tu Mensaje no tiene validez actual y que a nadie le interesa.

Pierdo la fe y hasta la confianza porque los resultados no llegan. ¿Qué proyecto aguanta eso? Estoy desesperado, Padre, pero me consuela que hoy contemplo que a tu Hijo Jesús y veo que le pasó algo parecido. Tuvo momentos de desespero y hasta de impaciencia. Quería ver al mundo arder, arder en virtud y caridad.

Sin embargo, Jesús sabe esperar y aceptar la Voluntad del Padre y cumple con su compromiso de Cruz hasta entregar su vida por nosotros. Y ese camino que nos enseña es el que debemos desear y al que debemos aspirar. Ser perfectos como nuestro Padre Celestial es perfecto.

Sin miedos ni desconfianzas. Confiados en su Gracia que no nos faltará y nos alumbrará el camino para conseguirlo en su presencia y con la asistencia del Espíritu Santo.

No desesperemos y aguardemos con confianza en que la cosecha será obra de Dios en nosotros cuando Él quiera y crea conveniente. Amén.

No hay comentarios: