ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 21 de noviembre de 2012

DESCUBRIRME CON MIS TALENTOS...

 ¡Hoy he regalado 2 pares de botitas de niña y ha sido un verdadero placer!



es labor bastante ardua y difícil. No se descubre uno a sí mismo sino en el riesgo de experimentarse en las pruebas que la misma vida te somete. A veces oigo decir que para ejercer o hacer tal cosa se necesita vocación, pero, ¿qué es lo primero, la vocación o el descubrimiento de la misma?

En mi humilde opinión uno descubre su vocación en la medida que experimenta algo nuevo que no conocía o no había vivido. No sabe uno hasta que punto le puede gustar una comida o no gustarle hasta el momento de probarla. Y es precisamente en ese momento cuando descubre que le gusta o no.

También descubre uno sus talentos en la medida que se esfuerza en ponerse a disposición y servicio de los demás. Es en esos momentos cuando empiezas a descubrir que vales para hacer esto o lo otro. Y las pruebas de aceptación y satisfacciones que los demás te devuelven determinan si realmente vales para eso o no. Estás entonces descubriendo para que vales. O dicho de otra forma, cuál es tu vocación.

Y ahora viene lo más difícil. Descubierta tu vocación o talentos, ponerlos al servicio de los demás de forma desinteresada y gratuita. Sin menoscabar esfuerzos ni despreciar situaciones o relevancias. Totalmente entregado a dar hasta la última gota de sangre. Y es entonces cuando experimentas que tú solo no podrás conseguirlo.

Por eso, elevamos nuestra plegaria al Cielo consciente que nuestro Padre nos mira y nos acompaña. Y nos envía a su Hijo Jesús para que en Él, con Él y por Él podamos recorrer ese camino de lucha y esfuerzo y multiplicar todos los talentos que el Padre nos ha regalado.

Y el Hijo nos ha dejado al Espíritu Santo para que nos conduzca, nos aconseja y nos fortalezca sin miedo a perdernos ni a desfallecer. Hemos vencido en el Hijo, por su Muerte y Resurrección, y nada debemos temer. Pongamos, pues, en Manos del Espíritu, y confiados sigamos sus soplos. Amén.



No hay comentarios: