ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 22 de noviembre de 2012

NO VEO FRUTOS...

 Lectura del santo evangelio según san Lucas 19, 41-44

y la cosecha es muy pobre. Por eso, me cuestiono y pienso que no hago bien mi trabajo o mi vida deja mucho que desear. Indudablemente, fallan muchas cosas y siento deseos de abandonar y agregarme al mundo fácil y sin complicaciones. Me siento tentado a dejarme llevar por la corriente.

Por otro lado, mis compañeros están afanados en el empeño de buscar nuevos métodos y técnicas que les permitan llegar a los lugares más apartados, pero a pesar de eso los resultados siguen siendo escasos y minoritarios. En muchos momentos nos sentimos culpables y nos acecha el derrotismo y el cansancio. Incluso algunos hacen encuesta para ver si su labor es premiada.

Quiero, Señor, dejar todo eso a un lado. No quiero examinar nada, y sé que todo lo que se hace es bueno y tiene buena intención. Todos queremos expandir tu Mensaje, porque tu Palabra es Palabra de Vida Eterna. Y queremos que todos se aprovechen de ella. Sin embargo no ocurre así.

A tu Hijo, Jesús, enviado por Ti para esa labor, le rechazaron y sus Palabras no fueron aceptadas por la mayoría. Hoy nos dice que llegó a llorar por Jerusalén, por su Iglesia. Yo experimento que a nosotros no ocurre un tanto lo mismo. Y en Ti, Dios y Padre nuestro, quiero encontrar consuelo y fuerzas para continuar adelante.

No importa resultados; no importa fracasos; no importa honores y lugares de privilegios; no importa reconocimientos ni números. Sólo, Padre, importas Tú, porque tuyo es el Reino, el Poder y la Gloria. Amén.

No hay comentarios: