ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 28 de noviembre de 2012

TÚ, SEÑOR, ERES NUESTRA ESPERANZA

 Evangelio (Lc 21,12-19)


Porque sin Ti no daríamos un paso más. De hecho, hay muchos momentos en nuestra vida que sentimos pararnos y dejar de seguirte. Son esos momentos que el camino se estrecha mucho y se nos hace muy incómodo seguir tus huellas.

Son esos momentos que nos parece andar para atrás. No podemos seguir el ritmo del mundo, y experimentamos que nos quedamos rezagados y obsoletos. Todo se hace duro y oscuro y perdemos tus huellas y tu camino.

¿Qué hacer, Señor, si nuestras fuerzas fallan, se debilitan y todo nos supera? ¿Qué hacer? ¿Dónde te escondes y cómo nos dejas? Necesitamos tu presencia, tu aliento, tu voz, tu ánimo. Quizás no queremos remedios o soluciones, porque sabemos de nuestra cruz, pero sí queremos un detalle de ánimo y de esperanza.

Hazte presente en nuestras vidas para fortalecernos y empujarnos a seguir tu camino. Es lo que queremos y lo que hacemos cada día. Y lo seguiremos haciendo porque creemos en Ti. ¿Dónde ir? ¡Pero te necesitamos tanto! que se nos hace muy duro avanzar sin sentir tu presencia y tu respiración. 

Danos el ánimo y el aliento como a los de Emaús, porque necesitamos nuevos bríos, nuevas fuerzas y un espíritu nuevo que nos renueve por dentro y nos haga vibrar, aún en la cruz, con la esperanza de encontrarnos contigo un día.

No hay comentarios: