ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 27 de noviembre de 2012

QUEREMOS LA ETERNIDAD...

 Nuestra vida ha de ser testimonio de la vida eterna

porque es una aspiración que nace desde lo más profundo de nuestro corazón. ¿Quién no se ha preguntado sobre su eternidad? ¿Quién no desea y aspira a ser eterno? No hay discusión, todos deseamos ser eterno, pero en el peor de los casos nos resignamos erróneamente.

Porque hay una oferta de eternidad a pesar de vivir en un mundo caduco y enfermo. Enfermo por su propia codicia y soberbia, pero que tiene dentro de sí la formula de sanar y vivir para siempre. Es la maravilla del amor, el amor que todo lo puede, hasta conseguir ser eterno.

Esta es la promesa que nos hace Jesús: "La vida eterna y gozosa para todos aquellos que creen en Él y comen su Cuerpo y beben su sangre". Y lo más sensato es buscarlo, conocerlo y experimentarlo. Así hicieron los apóstoles y ya sabemos lo que sucedió después.

Danos, Señor, la sensatez de buscarte y de pedirte eso que todos deseamos y aspiramos: "La vida eterna gozosa y plena de felicidad", y de conocerte mejor hasta el punto de saber que aquí, en este mundo, no encontramos lo que queremos y todo es caduco y finito. Es en Ti donde hallaremos la fuente de la eternidad y la felicidad. Amén.

1 comentario:

Rebecca dijo...

hola Salvador,
muy bonito y tranquilizante tu texto.

un abrazo^^