ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 18 de junio de 2014

DESCUBRO QUE ESTOY SOMETIDO A MIS APARIENCIAS



Es evidente, sólo hace falta mirarnos un poco para descubrir nuestras intenciones innatas a aparentar y dar la imagen que no somos. Gustamos de presentarnos como los mejores, a al menos como personas intachables, buenas, generosas, comprensivas, atentas... y un largo etc. Queremos ser admirados, ejemplo para los demás, tener privilegios y honores por lo que representamos y significamos en el mundo en que vivimos.

Nos gusta oír alabanzas y proclamas de nuestra valía y en consecuencia actuamos procurando que nos vean y se deslumbren por nuestras obras. Obras que exponemos y presentamos delante de los demás y que cubrimos de falsas apariencias, porque lo que nos importan es que los demás vean y crean aunque el testimonio se apoye en mentira e hipocresía.

Ese es nuestro pecado, mi pecado. Creo que nadie escapa a esa tentación que nace y vive dentro de la naturaleza de nuestro corazón. Estamos heridos y tocados por ese aguijón que el Maligno, muy inteligente, sabe aprovechar y utilizar en su favor. Por eso, Jesús que nos quiere con la locura de su Padre, nos advierte, nos aconseja y enseña que no seamos hipócritas sino auténticos, y actuemos en verdad y escondidos a la alabanza y admiración de los hombres, porque sólo una es la causa de nuestro amor: La Gloria de Dios.

Señor, sana nuestra soberbia, que nos enferma y nos hiere, y nos deja a merced de nuestro egoísmo, y arranca nuestro pecado que nos invita a falsear nuestros actos buscándonos a nosotros mismos ante que buscar tu Gloria.

 Porque sólo Tú, Señor, eres digno de ser Alabado y Glorificado por los siglos de los siglos. Amén.

No hay comentarios: