ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 17 de junio de 2014

EL PELIGRO DE LA RUTINA



No está todo el peligro en nuestras debilidades y limitaciones. Somos pecadores, eso ya lo sabemos, y por lo tanto, reconocemos que fallamos y que dejamos mucho que desear. Pero eso no debe llevarnos a darnos por vencido y a pensar que siempre somos los mismos. Decimos y decimos y siempre igual, no cambiamos y la rutina nos empieza a meter en la cabeza que, o no podemos o siempre lo mismo. Así que para eso mejor abandonar y a vivir la vida a nuestra manera, que nos apetece.

El diablo no pierde el tiempo y aprovecha nuestras limitaciones para hacernos ver que siempre lo mismo, que somos unos mentirosos y mejor hacer lo que nos gusta y nos apetece. ¡Nada de eso! Saber lo que somos nos identifica y nos descubre nuestra identidad, nuestra historia. Somos un pueblo redimido, hermanos menores del pueblo elegido por Dios y al que, enviando a su Hijo predilecto, redimió del pecado ofreciéndoles la salvación eterna.

Nos sabemos pecadores, indigno de ser amados y salvados por nuestro Padre Dios. Experimentamos la vergüenza de sentir que cansamos de fracasos y pecados a Dios, pero escuchamos, en su Hijo Jesús, el inmenso Amor que Dios nos tiene y de que Él ha sido enviado para salvarnos. Incluso hasta el extremo de una muerte de Cruz.

Y eso nos conforta, nos anima, nos llena de esperanza, nos levanta como al hijo prodigo, nos consuela y nos imprime fortaleza para continuar, aunque heridos el camino de salvación detrás de tu Hijo, Señor, que nos acompaña en su Espíritu y nos asiste a pesar de nuestra pobreza y pecados. Amén.

No hay comentarios: