ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 29 de junio de 2014

SER LUZ EN EL ESPÍRITU



Puede ocurrirnos que nos creamos responsables de que otros no escuchen la Palabra. Incluso de que pasen indiferentes ante ella, y eso nos haga sentirnos fracasados y víctimas de nuestro mal testimonio. Sin embargo, no debemos caer en esa trampa que nos tiende el Maligno, porque aunque nuestro testimonio y palabra fuesen ejemplar, la última Palabra la tiene siempre el Espíritu de Dios.

Él es el que convierte y transforma, tanto nuestro corazón como el corazón de los que escuchan su Palabra a través de la tuya. Eso no descarta nuestro esfuerzo y voluntad en dar todo lo que podamos y en esmerarnos en vivir auténticamente en verdad y justicia, pero nunca será nuestro testimonio el que convertirá sino la acción del Espíritu Santo que habita en nosotros.

La confesión de Pedro, el Evangelio de hoy, Mt, 16, 13-19, nos deja de forma clara las Palabras de Jesús a este respecto: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos». Eso nos anima y nos descansa, porque independientemente que nuestra entrega y esfuerzo sean al cien por cien, la cosecha y frutos serán por y para Gloria del Señor, verdadero protagonista.

Te damos gracia Señor porque nuestra responsabilidad y nuestro esfuerzo descansan y están garantizados en Ti. Ayer nos invitaba a descansar y apoyarnos en Ti, y hoy, alegres y renovados por tus Palabras cantamos a tu Gloria y nos abrimos, como tus apóstoles, a tu Espíritu. Amén.

No hay comentarios: