lunes, 23 de junio de 2014

LÍBRAME SEÑOR DE HACER JUICIOS



Cada cual hace su camino, pero sin Ti Señor no hay camino. Tú eres el Camino, y sólo por Ti podremos avanzar y caminar hacia la única Verdad y Vida. Líbrame, por tanto, Dios mío de hacer juicios y de indicar caminos, cuando yo no sé caminar sin Ti.

Mejor, Señor, indicarles que caminen Contigo, porque sólo Tú eres el único y Verdadero Camino. Y dame la sabiduría de descubrir cada instante de mi vida como Gracia de tu Gracia por tu Misericordia y por tu regalo de perdón. Y que ese descubrir a diario sea la fuerza y el impuso para yo también, en lugar de juzgar, perdonar.

Sé también Señor que muchas veces he de reprender, como Tú me reprendes a mí y me señalas el camino equivocado, pero que nunca sea creyéndome mejor, sino desde la sabiduría y la Gracia de tu Misericordia y de tu perdón. Porque sólo de ti, Señor, viene el perdón que nos limpia y nos salva de todo pecado.

Asísteme con tu Espíritu para que, apoyado en Ti, sepa discernir mis juicios cargados de buenas intenciones y mirando siempre a tu Misericordia, para que limpiando primero las vigas de mis ojos, sepa orientar y descubrir las briznas de los ojos de mis hermanos. Amén.