ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 5 de junio de 2014

TÚ PREOCUPACIÓN POR MÍ, SEÑOR, LA PRUEBA DE TU AMOR



No nos prueba nada el que nos prometan y nos declaren que nos quiere. Se descubre en la vivencia de cada día y se nota en los actos y actitudes que se viven en cada instante. Te quita la sed, no el deseo de quitarla, sino el que tomes un vaso y bebas. De la misma forma, te ama no quien te lo diga, sino que a demás de decírtelo te pruebe ese amor.

Nuestro Padre del Cielo, no sólo nos lo dice, sino que envió a su Hijo para decírnoslo y probárnoslo con sus cuidados y oraciones por nosotros y con la entrega de su vida en una muerte de Cruz para redimirnos. Más no se puede pedir ni hacer. No es sólo su Palabra, sino también su vida.

Y esa actitud es la que pide el Señor que mantengamos nosotros también: "Amarnos hasta el extremo de dar la vida los unos por los otros". Ni falta hace decir lo lejos que estamos de esa actitud, y cuanto nos desanima nuestros fracasos y pecados. Pero no caigamos en la tentación de desfallecer y abandonar, porque eso es lo que está esperando el Maligno.

Nuestro Padre nos conoce y sabe de nuestras limitaciones, y así nos quiere y nos perdona. Seamos fieles y perseverantes, y dejemos que la Gracia de nuestro Señor Jesús que pide al Padre por nosotros nos empape y nos transforme nuestro corazón viejo y endurecido en un corazón nuevo. Amén.

No hay comentarios: