ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 12 de febrero de 2012

¡AYUDAME, DIOS MÍO, A DESCUBRIR MI LEPRA!

 (Mc. 1, 40-45). ¡Qué grande fe la de este...

Miro a otros y los descubros leprosos, leprosos del siglo XXI, otra clase de lepra. Porque ahora nuestra lepra no es aquella que va dejando nuestro cuerpo en trozos de carne hasta quedar desnudo y nuestros huesos limpios. ¡No!, nuestra lepra es diferente, porque nuestros tiempos también son diferentes.

Nuestra lepra ahora se viste y engorda. Nuestro cuerpo se adorna, se llena de cremas, se da masajes, se embadurna de perfúmenes y de toda clase de olores que huelen a rosas y dulces fragancias agradables. También se adorna con suaves y hermosas telas que le embellecen y le hacen lucir como hermosas flores y esplendidas apamolas.

Nuestra lepra no es mal vista, ni repudiada. Nuestros leprosos ahora son admirados, ricos y nombrados, elegidos entre los demás, nombrados caballeros, privilegiados... En apariencias no huelen mal y son requeridos por todos. Consumen sin parar alcohol, drogas, fama, sexo, envidias... Prevarican, miente, engañan, explotan, matan... Prohiben vivir a los que no pueden hablar ni defenderse... Son ricos y poderosos.

Pero mientras no descubran su grave lepra no necesitaran acercarse a JESÚS para solicitar ser curados. Nosotros, los enfermos que nos experimentamos así, reconociéndonos leprosos queremos acercarnos a TI, SEÑOR, para pedirte, descubierta nuestra lepra, que nos limpie como a ese enfermo que, sabiéndose leproso, confío en TI y se acercó a que lo limpíaras.

No hay comentarios: