ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 11 de febrero de 2012

¿ESTOY GRAVEMENTE ENFERMO? ¡OH!… NO…NO… NO LO HAGAS NO ES DE DIOS…

En estos días he escuchado  gritos y llantos de un corazón  desconsolado ante la noticia de la enfermedad… esa invitada que llega a nuestras vidas sin nadie llamarla. Que llega casi siempre cuando la vida nos sonríe esplendorosamente… con planes, ilusiones, meta a largo y corto plazo para desarrollar.
La enfermedad llega con todas sus consecuencias… porque nunca viene sola. Rompe no solo con nuestro ritmo de vida sino también con la de nuestras familias… Todo se trastoca. Llega la incertidumbre, la angustia, el miedo y en muchos el pánico. La soledad…porque hay momentos en que estamos rodeados de seres queridos pero nuestra alma experimenta una fría y creciente soledad. Llega la incomprensión… ¡oh, sí!… el lenguaje se hace difícil de expresar y de entender. La tristeza, la depresión, al ver pasar los días… todo se va complicando… y el milagro de la sanación no hay señales visibles…
La enfermedad es la cruz, pequeña o grande, más indeseada., incomprendida. Para unos… motivo y camino de santidad…para otros motivo de perdición, de volverse  agriados e insoportables con la familia…con ellos mismos.
Conozco algunos casos que ante la desesperación optaron por acabar drásticamente con sus vidas sumergiendo a la familia en el dolor más profundo y angustioso al temer por la salvación de su alma.
No…no… jamás desviar la mirada de la voluntad divina. ¡BENDITA ENFERMEDAD!! ¡Amada enfermedad que nos lleva a alcanzar la gracia de preparar nuestra alma para el regreso a casa… si ese fuera el caso. Bendita enfermedad que nos hace apóstoles, misioneros, intercesores desde nuestra pequeña cruz por la salvación de los pobres pecadores empezando por los nuestros…por nosotros mismos.
¿No te das cuenta?… Abrazados a esta nuestra cruz podemos convertir la enfermedad en un continuo, siempre en creciente, oración de reparación… nuestro dolor reparando la ingratitud humana hacia el Dador de Vida, hacia el Amor gratuito de nuestro Padre Celestial. Podemos reparar el cansancio de un misionero, la débil voluntad del joven ante la tentación, el ultraje a la dignidad humana en tantos niños, jóvenes y mujeres… derogar leyes injustas como el aborto, la eutanasia, y otras… ¡Hay tanto que hacer!
Somos pequeños mártires… ¡Oh, sí! Mártires del Amor y por Amor a Dios y a los hermanos… Aceptamos nuestra pequeña cruz de la enfermedad como la novia que va con santa alegría al altar…culminando en el lecho matrimonial… Así vamos al altar  del martirio y en este altar  nos vamos a ofrecer con santa alegría en exquisita oración…, desposándonos con el Varón de Dolores, nuestro Amado Jesucristo…uniendo nuestra pequeña pasión a la Pasión de Cristo… lo ofrecemos todo… TODO… por la salvación de las almas…porque Dios y la Mater reinen a gusto en los corazones de toda la humanidad….
Nos convertimos en colaboradores de esa redención actualizada con nuestro amado Redentor Jesucristo.
Enfermo… eres rico… vive apasionadamente tu misión de mártir mientras dure la enfermedad. No te dejes cegar por el egoísmo, por los argumentos del enemigo de las almas.  Si Dios te pide ese dolor de muela convertido en oración de amor… haz lo. Si Dios te pide ese dolor de artritis con santa alegría, ofreciendo todos los más pequeños dolores físicos y morales… haz lo… Si Dios te pide los dolores de la enfermedad terminal… esa que te hace temblar de pies a cabeza, que te arranca lágrimas y sentimientos encontrados… haz lo… piensa en el bien que haces a los tuyos… a los pobres pecadores… Date al gusto de Dios y a la forma divina.
Recuerda que en ningún momento he dicho que no sigas buscando la sanación… tienes derecho a buscarla… pero sin dejar de perder la oportunidad de convertir el momento precioso, en uno rico, para vivir hasta las últimas consecuencias, porque, TODO ES GRACIA Y SIRVE PARA LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS.

No hay comentarios: