ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 3 de febrero de 2012

SÉ, MI SEÑOR, QUE TODO DEPENDE DE TI

TODO ES GRACIA

Quiero pedirte perdón, SEÑOR, porque, aunque no lo quiera, caigo muchas veces en el error y la tentación de creerme suficiente, y que dependen de mis fuerzas y voluntad el que otros crean en TI. A veces soy tan tonto que llego a pensar que gracias a mí se logran metas y objetivos. Llego a pensar que mis logros son obra mía, con tu ayuda, y que TÚ me asistes, pero yo colaboro también.

No sé si será así, ¡ves, SEÑOR, todavía estoy confuso!, pero, aunque no lo comprenda del todo bien, sé que todo depende de TI. Sólo TÚ me puedes hacer un hombre nuevo, un hombre nacido de nuevo, limpio, con un corazón convertido y entregado.

Por ello me invitas a bautizarme, como a Nicodemo. Me ofreces la oportunidad de volver a empezar, volver a nacer de nuevo. ¿Será es la nueva evangelización que todavía no hemos entendido? Ver los acontecimientos y la vida desde esa nueva concepción, desde ese hombre nuevo injertado en TI. Ver tus nupcias como un don y regalo tuyo. Ver que sólo nos toca a nosotros devolverte el amor que TÚ nos regalas gratuitamente, también gratuito en los hermanos.

Sólo TÚ me puedes llenar de Gracia, como hiciste con tu Madre María, y dirigir mis pasos, realizar tus proyectos en mí, y guiar mi camino. Razón tenía Pablo cuando dijo que eras TÚ quien vivías en él.

Y, yo, ¿qué puedo hacer yo? Porque al hacerme libre me has dado capacidad de respuesta, de decidir, de rechazarte, de soreírte o no... Ayer oí y hoy parece que me lo estás haciendo comprender, que sólo puedo sentirme agradecido por tanta Gracia, y en gratitud a tanto don, esforzarme en responderte haciendo obras buenas con tu Gracia por tu Amor.

Por eso, termino dándote gracias por tu Misericordia y tu Amor. Bendiciendo cada momento de mi vida, regalo Tuyo, y pidiéndote tu Gracia para, en gratitud a Ella, servirte en los hermanos con el amor que TÚ me amas.

No hay comentarios: