ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 12 de mayo de 2012

AMAR HASTA MORIR

Seréis odiados por todos por causa de mi nombre; ...

Es el camino que nos indica Jesús. Él nos amó y nos ama así. Su paciencia es ilimitada, sin condiciones, y solo nosotros podemos impedírselo en el uso de nuestra libertad. Jesús entrega su vida por aquellos que lo rechazan y le niegan. Podríamos decir que también lo hace por el diablo, porque el amor del Padre alcanza a todos.

Jesús no puede dejar de amar. Su Amor es infinito y por eso nos redime y nos gana el perdón del Padre. Sin embargo, permanece quieto ante nuestra decisión de aceptar su amor o no. Nos deja plena libertad para que seamos nosotros dueños de nuestra elección.

Y hay quien se rebela contra Él y trata de ganarnos también a nosotros. El mundo no está de acuerdo con Jesús, y menos le sigue en sus criterios y estilo de vida. El mundo opta por el poder, las riquezas y los placeres a costa de los demás. Los derechos y la justicia están en función del poder y las riquezas. Riquezas de todo tipo, no solo económicas sino carnales y sexuales. La felicidad apoyada en el vicio y el placer.

Jesús ama por encima de todo esto, y espera nuestra elección. Él nos ha elegido antes, pero somos nosotros ahora los que debemos seguirle. Y ese seguimiento implica recorrer su mismo camino. Un camino que nos lleva a ser odiados y perseguidos. Nuestra confianza debe servirnos para serles fieles y seguirle.

Porque nosotros no somos de este mundo, cuyo fin es la mediocridad y la muerte. Nosotros pertenecemos al mundo de Jesús, de la alegría y el gozo eterno. Un mundo donde estamos llamados a ser felices eternamente en la presencia del Padre.

Señor Jesús, nos sabemos salvados, queridos y perdonados. Tu Amor nos salva, pero nuestra corporalidad es débil, frágil y necesitamos tu Gracia. Sabemos que Tú nos la da, pero también necesitamos pedírtela porque somos tercos, impacientes, desesperados, pobres, pecadores. Nos cuesta sufrir y soportar la ira de los que no te comprenden y rechazan tu amor. Danos la fuerza de poder superar estas pruebas.


No hay comentarios: