ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 10 de mayo de 2012

QUIERO AMAR COMO TÚ ME AMAS


Quiero amar como Tú, Señor, me amas. De la misma manera que Tú lo haces, porque supongo que eso te hace inmensamente feliz, y ese amor te llevó a crearme y a hacerme hijo tuyo.

Quiero amar, Señor, hasta el extremo de dar mi vida por el ser amado, porque Tú así lo has hecho por mí. Dios mío, una pregunta, quizás indiscreta, pero, ¿tanto significo y valgo para Ti? ¿Cómo es posible que hayas entregado la vida de tu Hijo, ¡en una muerte de cruz!, por lo insignificante de mi persona?

Sigo sin entenderlo, y creo que nunca, solo hasta cuando Tú quieras, lo entenderé. Pero esa forma de amar debe ser maravillosa, sublime, plena. Porque estar dispuesto a dar todo lo que Tú has dado, hasta el extremo de morir, tiene que ser un amor que lo llena todo, que alcanza la plenitud.

Por eso, Dios mío, quiero amar como Tú me has amado. Pero, por mi experiencia, me doy cuenta que nunca lo lograré. Al menos si Tú no me concedes esa Gracia, porque sin Ti, Dios mío, nada puedo. Tu hijo Jesús me lo acaba de recordar hoy. Él es el Camino, la Verdad y la Vida para llegar a Ti.

Él me enseña como amar, para amar como Tú me amas. Y yo te pido, Señor, que me des la sabiduría y la voluntad de poder vivenciarlo en mi vida. Dame el gozo de descubrir la felicidad que busco en el amor, porque es ahí donde se encuentra. Nada fuera de él es eterno. Todo se vuelve vacío y caduco.

Alumbra mi camino, Señor, y danos la fuerza y el poder de amar con la misma medida que Tú me amas. Amén.

1 comentario:

La Iglesia es Santa y Católica dijo...

Edificante reflexión hermano y amigo Salvador, lo cual, me ayuda mucho.

Lo he compartido en mi facebook. Muchas gracias.