ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 30 de mayo de 2012

QUISIERA QUEDARME SIEMPRE AL FINAL

el último para servir el café y...

Al final para servir, para recoger todo lo que otros han dejado. Para obedecer y cargar con lo que otros han olvidado, o no se han dado cuenta, o no han podido hacerlo. Quisiera, Señor, ser de los que llegan cuando los demás están ya colocados, situados, establecidos.

Pero no es fácil, Dios mío, cuesta y desespera. A la hora de ser convocados a recibir, corremos sin tener en cuenta a otros. Nos olvidamos de los otros. Solo pensamos tomar el chocolate nosotros, ¡por si acaso se acabe! Yo primero, luego veremos. Posiblemente, si luego percibimos que alguien se ha quedado sin ninguno, igual lo compartimos, pero antes hemos corrido hasta atropellar sin darnos cuenta.

Nuestra inclinación es correr para ser primeros. Nos gustan los primeros puestos. A los hermanos Santiago y Juan también les gustaba. Y a los otros también. Se peleaban más tarde por esos puestos. Señor Jesús, sabes que somos así, y a pesar de eso nos acompañas, nos instruye, nos ama hasta dar la vida por nosotros. 

Se hace difícil entenderlo. ¿Podremos cambiar, Señor? ¿Puedo cambiar, Señor? Tú estás convencido que sí, pero yo lo dudo muchas veces. Sí, es verdad que Tú lo has hecho primero, y me has enseñado que el Padre del Cielo nos da las fuerzas para poder hacerlo. Sí, es verdad, y Tú nunca me engañas. Siempre dices la verdad.

Padre mío, por la Palabra de tu Hijo Jesús y por sus méritos, dame la fe y confianza de ponerme en tus Manos. Igual que Él, tu Hijo, lo hizo. Dame la paciencia y la firmeza de aguardar en los últimos puestos para servir, como hizo Jesús, dispuesto a lavar los pies a mi hermano. Sé que yo no puedo, pero ahora sé que contigo podré atreverme a intentarlo. Amén.

1 comentario:

soledad interior dijo...

Gracias, es verdad muchas veces nos olvidamos de los demás y siempre esta mi yo primero yo y luego yo no es facil dejar de mirarnos para mirar a los demás,Sé que yo no puedo, pero ahora sé que contigo podré atreverme a intentarlo.Gracias un saludo.