ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 13 de mayo de 2012

EL GOZO DE SENTIRSE AMADO

Soy débil, Dios mío, no permitas que me...
No nos puede embargar más gozo que aquel de sentirse amado y perdonado por el Padre Dios. Porque es nuestra mayor aspiración. Amar y ser correspondido es lo más grande que aspira el hombre, y Dios nos ama hasta el punto de, a pesar de no ser correspondido, esperar toda nuestra vida a que cambiemos de opinión.

No nos quiere de palabra, sino que nos lo demuestra con hechos. Toda su vida ha sido una entrega total a esta misión, imposible para el hombre, pero posible para Dios. Signos, gestos, obras y una paciencia sin límites son testimonios de su amor. Su Palabra nos lo describe como una búsqueda incesante. Él nos ama primero, desde siempre, y nos continúa amando sin esperar nuestra elección.

¿Se puede desear algo mayor? ¿No colma ese amor incondicional todas nuestras aspiraciones y deseos? ¿Cómo, entonces, podemos rechazarlo?

Señor, Dios mío, ten piedad y misericordia de mí, que sé que la tienes, porque tus Palabras y tu vida me lo demuestra, y me invitan a fiarme plenamente de Ti. Acógeme y dispone de mi vida, porque soy tan pobre, tan mísero, tan pecador, que temo perderte y rechazarte por mí ceguera y mi debilidad.

No dejes que el mundo, el demonio y la carne me separen de Ti, y aunque sé que Tú así lo deseas, toma mi vida, yo quiero devolvértela porque es Tuya, para que mis miserias y pecados no puedan quitártela. Amén.

No hay comentarios: