ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 10 de julio de 2014

ASUSTADO POR TANTA RESPONSABILIDAD



Era pequeño, recién nacidos. En mi caso catorce o diecinueve días cuando fui bautizado. No sabía la gran responsabilidad que contraía contigo Señor. Sí, fueron mis padres, pero ellos, como ocurre con casi todos los de hoy, no saben a qué se comprometen. Por el Bautismo he sido revestido de sacerdote, profeta y rey, y también he recibido la Gracia del Espíritu Santo para vencer los efectos del pecado original.

Estoy dotado y armado, por la Gracia de Dios, para la lucha contra el mal, y con la garantía de vencer sin lugar a duda. Pero, la ignorancia, la poca fe y la apetencia del camino fácil nos pierden y nos hace dudar y, sin darnos cuenta, caemos en los dominios del demonio que nos somete y nos esclaviza. 

Eso me asusta, Señor. Experimento miedo de no ser capaz de responder a tu Gracia y de no creer que pueda vencer las tentaciones del demonio. Empiezo, en la medida que he crecido a sentir la presencia en mi corazón del hombre viejo que soy, tentado y lleno de debilidades, de apetencias y falsas promesas de gozo y felicidad. Necesito tenerte cerca y tocarte, experimentarte y sentir tu presencia dentro de mí.

No dejes que, llevado por las falsas corrientes de este mundo, deje ni un día de visitarte, de escuchar tu Palabra y de comer tu Cuerpo. Me sé indigno de ello, pero sólo puedo ofrecerte mi voluntad de estar allí suplicándote misericordia y aguardando que tu Gracia, por tu Amor y Misericordia, me llene de tu Espíritu para que pueda proclamar tu Mensaje a todos aquellos que lo quieran recibir.

Inúndame, Señor, de tu Perseverancia y de tu Amor para, por tu Gracia y la acción de tu Espíritu llevarte a cuantos corazones se abren a la acción de tu Palabra.

No hay comentarios: