ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 3 de julio de 2014

ME FIO SEÑOR PERO NECESITO TU GRACIA



Quizás no necesite verte Señor, me fío del testimonio de los apóstoles a través de tu Iglesia, y también del testimonio de muchos otros en el tiempo, pero experimento que esa buena intención no me basta, porque mi debilidad es manifiesta y me carne me corrompe y me somete.

El mundo, en el que vivo y convivo, me seduce. Los ambientes están lejos de Ti. No te aceptan y se resisten a tu Palabra. Te excluyen de sus vidas y te toman por tu Palabra de respetarles la libertad. Sus metas es vivir la vida de este mundo y, dominados por Satanás, están ciegos y sumidos en la oscuridad. Ahí me encuentro yo, y me siento solo, débil y arrastrado por esa corriente egoísta y autoengañada que distorsiona la realidad.

Necesito una fe más sólida, más consistente, más cercana, más animada por tu presencia, por tus llagas y costado, por tu Cuerpo y Sangre del cual me alimento cada día. La lucha es constante y a cada instante. Necesito un corazón fuerte que, a la compasión añada fortaleza y equilibrio ante la condena a muerte de tantos niños inocentes en el seno de sus propias madres y por hambre y frío.

Necesito un corazón que aguante el sufrimiento y soporte la impotencia de vivir injusticias sin desesperar ni desfallecer. Un corazón que entienda mis fracasos, mi fragilidad, mi inocencia sin derrotarse ni abandonarse a dejarse llevar por la corriente. Un corazón que, en medio del caos y el desamor, sepa permanecer en el amor y en la esperanza de que Tú estás ahí y acompañas mis pasos.

Aumenta mi fe Señor y dame la Gracia de entregarme por tu amor, y amor a los hombres, según tu Voluntad. Amén.

No hay comentarios: