ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 8 de julio de 2014

EN ESTADO DE EMERGENCIA



Toda nuestra vida debe ser un estado de emergencia. San Agustín decía que no descansaremos hasta llegar a descansar en el Señor. Y esa es la única verdad. Nuestra vida será una constante lucha contra aquel, Satanás, que está interesado en ganarnos para el mundo y perdernos para el Reino de Dios. Y quién no tome conciencia de eso, podrá ganar el mundo, pero se perderá para siempre.

¿Y de qué vale ganar ahora, por unos cuantos años, y perderse para siempre en la eternidad lejos de la presencia de Dios? Da miedo hasta pensarlo porque no estamos capacitados para entenderlo. Sin embargo, sí podemos razonarlo y comprender que eso es lo peor que nos pueda ocurrir. Y depende de nosotros. 

Nadie nos lo puede arrebatar, ni siquiera aquel que tiene poder en este mundo, Satanás, porque somos libres para decidir y contamos con la ayuda necesaria, el Espíritu Santo, e invencible para salir victorioso. La cuestión es que tendremos que estar muy unidos a Él y no apartarnos en ningún momento, pues el demonio aprovecha cualquier resquicio que le dejemos.

No dejemos nunca de hablar, dialogar y suplicarle a nuestro Padre Dios, en nombre de Jesús y en el Espíritu Santo, para que nos fortalezca, nos proteja y envíe obreros a su mies, a fin de que podamos ser dirigidos, bien encaminados y acompañados ante los peligros que el propio demonio nos pueda tender. Y de cubrirnos bajo el manto de nuestra Madre, la Virgen María, pidiéndole su protección ante las tentaciones y peligros de la orgullosa serpiente diabólica que nos amenaza.

En Ella, nuestra Madre, seremos bien guardados y protegidos, pues de Ella vendrá el triunfo que aplastará la cabeza de la serpiente diabólica.

No hay comentarios: