ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 14 de mayo de 2013

MANTENME, DIOS MÍO, EN TU PRESENCIA



No puedo caminar solo. Me derrumbo a la primera de cambio. Me pesan mis piernas, mis fuerzas se fatigan y se desgastan. Se me hace muy pesado avanzar y mi corazón se vuelve frío, congelado y de piedra. Experimento que estoy hecho para una misión que yo solo no puedo cumplir. Necesito tu presencia, Señor, y tu Fuerza salvadora.

Al mismo tiempo, me consuela saber que Tú me entiendes y comprendes. Sé que Tú sabes de mi naturaleza caída por el pecado, y me asombra ese misterio de tu gran Amor hacia el hombre. En él descansa mi esperanza y mi fe. Y ellas me mantienen y me mueven. No soportaría el camino sin tu presencia y tu amor.

Por eso, Señor, te doy las gracias, pero no puedo dejar también de pedirte todo lo que necesito para continuar la marcha:  paciencia, perseverancia, esperanza, capacidad para sufrir, pero sobre todo, amor. Amor como el Tuyo, entregado sin condiciones y olvidado de Ti mismo. Sé que Tú quieres dármelas, y confío en ser capaz de yo recibirlas. En eso está mi camino y mi lucha de cada día.

No permitas, Dios mío, que me desvíe, que me despiste y el mundo borre tu Rostro de mi corazón y mente. Mantenme agarrado a Ti y no dejes que me suelte. Amén.

No hay comentarios: