ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 19 de mayo de 2013

¿Y YO ME LO CREO?



Esa es la pregunta que hoy nos hacemos: Realmente, ¿me creo ese envío del Espíritu a mí también? Porque no iremos a pretender que sin la asistencia del Espíritu Santo podemos proclamar la Palabra de Dios. Nuestra vida está muy por debajo de esta Palabra, y solo asistidos en el Espíritu Santo, promesa de Jesús, podemos ser capaces de proclamar su Palabra con éxito y eficacia. Es decir, con vida y obra.

Por eso, Señor, te pedimos, conscientes de nuestras debilidades, la fortaleza, la sabiduría, la voluntad y el entendimiento para ser capaces, como los apóstoles en Pentecostés, de proclamar tu Palabra con nuestra vida y nuestra palabra.

Sabemos de nuestras dudas, de nuestras incredulidades. En cada uno de nosotros, al menos en mí, hay un Tomás desconfiado; un Tomás que exige ver y tocar; un Tomás que pone una y mil excusas para no entregarse sin condiciones y apegarse a sus egoísmos e intereses. Un Tomás que obedece a sus miedos y temores y los antepone a fiarse de Ti.

Y te pedimos que te hagas presente en nosotros, que nos des esa confianza y fe, que buscamos y queremos, para que nuestras obras y nuestras vidas sean las que Tú quieres y esperas de cada uno de nosotros. Padre enséñanos a abrirte nuestro corazón y a disipar el miedo y apegos que nos atenazan y esclavizan. Queremos, pero nos experimentamos pobres, necesitados, incapaces de dar ese paso adelante. Estamos tocados por el pecado, y esclavizados por las cosas de este mundo. 

Te pedimos la Gracia de ser transformados para cumplir tu Voluntad: "la de amarnos como Tú nos amas".

No hay comentarios: