ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 2 de mayo de 2013

PERMANECER EN TU AMOR, SEÑOR



Quiero y te pido, Señor que me des la sabiduría y la fortaleza en mi voluntad para permanecer en tu Amor. Para que de esa forma, tu Alegría sea mi alegría, y tu paz inunde y llena plenamente mi corazón. Soy consciente de la difícil que me va a resultar permanecer en tu amor en el camino de este mundo, pero no permitas que lo emprenda yo solo, pues fracasaría con toda seguridad.

El enviarnos el Espíritu Santo descubre que Tú sabes lo difícil que es para nosotros permanecer en Ti, y eso me da esperanza porque habla de tu Amor y de que estás pendiente de nuestros pasos. Nos proteges y acompañas. Gracias, Dios mío, por tu complacencia y misericordia.

Sé que lo difícil en el camino no es llegar, sino perseverar y caminar cada día en ese camino de relación diaria contigo. Orar y celebrar la vida en Ti Señor es la cuesta empinada de nuestra propia cruz que, en este mundo, se nos presenta a cada instante como prueba y lucha sin cuartel. 

Y es que nuestro modo de amar y perdonar al prójimo no es solo cuestión de un rato, de una etapa en nuestra vida, de unos instantes, de hacerlo con ciertas y determinadas personas. Cuando me apetece o me sale del cuerpo. No, ese no es el camino que Tú quieres, y esa no es la forma de transmitir ni ser cristiano. Por ahí miento cada vez que me relaciono contigo.

¡Dios mío, qué equivocado estoy cuando pienso que puedo hacerlo yo solo! ¿Cómo caminar sin tu asistencia, sin tu ayuda, sin permanecer en tu Amor? ¡Qué bajo volamos, qué poco lejos llegamos, qué pronto nos cansamos... de Ti, Señor.

No hay comentarios: